domingo, 7 de febrero de 2021

Hueco de San Blas - Lagunilla del Lomo - Collado Ventana - Collado Dehesilla - Hueco de coberteros

Ruta circular
distancia: 12,7 Km.
desnivel: 837 m. altitud min: 1056 m.    altitud max: 1828 m.
dificultad: Media-Alta



Ruta circular por la Pedriza Posterior  que arranca en el aparcamiento  del Hueco de San Blas. Sube la loma de la Bufarda por una trocha para pasar por la Lagunilla del Lomo y termina el ascenso por la senda Herreros hasta el Collado de la Ventana. Aquí enlaza con el PR-M1 para recorrer el abrupto y precioso tramo entre la Pared de Santillana y el Risco de Mataelvicial. Desde el Collado de la Dehesilla baja por el Hueco de Coberteros a enlazar con una senda que sube junto al curso del arroyo Mediano hasta el punto de inicio.

La Pedriza de Manzanares es un pequeño e intrincado conjunto  granítico situado en la vertiente sur  de la Sierra de Guadarrama, dentro del término municipal de Manzanares el Real. La Pedriza la componen 3 macizos claramente diferenciados: el Alcornocal, La Pedriza Anterior y la Pedriza Posterior. El Alcornocal es el más pequeño y cercano al pueblo. Más al norte está la Pedriza Anterior, separada de la primera por el Collado de la Cueva. Por último, la parte más septentrional es la Pedriza Posterior, y debido a su forma de hemiciclo o circo es también conocida como el Circo de la Pedriza. Normalmente las rutas por la Pedriza Posterior las iniciamos en Cantocochino, ya que es un circo abierto hacia el sur. Pero en esta ocasión hemos querido “atacarle por la espalda” y subir hasta la linea superior del circo por la ladera este. Para ello tenemos que remontar el Hueco de San Blas, valle encajonado entre la parte exterior del Circo deLa Pedriza, que queda al oeste, la línea de cumbres de Cuerda Larga por el norte, y la montaña de La Najarra, que es la montaña más oriental de la citada Cuerda.

PUNTO DE INICIO: Aparcamiento de la Hoya de San Blas o aparcamiento de las Pozas, situado en la Senda de la Abutarda, junto al Puente del Arroyo del Mediano. Se llega hasta allí en coche por caminos de tierra amplios pero con grandes socavones que hay que ir evitando. En enero, que es cuando realizamos la ruta, y después de días de lluvia, el camino estaba fatal, inundado por completo en algunos tramos y no podías ver donde te estabas metiendo.  Desde Soto del Real, se puede acceder desde el extremo oeste de la Avda de España, donde se coge la Avda de las Palmas, una pista de tierra que llega hasta el embalse de Palancares. Lo rodea por la derecha pasando a llamarse Senda de la Abutarda y continua valle arriba hasta cruzar el arroyo del Mediano. Aquí vemos una pequeña explanada de tierra que es el aparcamiento. Lo mas sencillo para localizar el camino es buscar en Google Maps: "Aparcamiento Hoya San Blas".

Desde el aparcamiento, seguimos caminando por la amplia Senda de la Abutarda hasta llegar a la barrera  que cierra el paso a los vehículos y que sorteamos por una portilla a la derecha.  Un par de metros mas adelante nace una trocha que sube casi en linea recta y con fuerte pendiente por la ladera de la Loma de la Bufarda, en paralelo al muro de piedra que queda a nuestra izquierda.  Nos internamos en el umbrio pinar. A medida que clarea nos va dejando ver el entorno:  abajo los prados del Hueco de San Blas  y en las alturas, la parte final de la Cuerda Larga.






(1,4 Km.) Me acerco al muro en las zonas mas despejadas de arbolado, se ve el Cerro de San Pedro, el Embalse de Palancares y parte del Embalse de Santillana. Un poco más adelante ya se divisa la parte final de la cuerda de los Fantasmas, y como no, la ciudad de Madrid inconfundible con sus torres. 




(1,8 km.) Nos incorporamos a un camino ancho para abandonarlo en pocos metros y coger un desvio a la derecha, para acercarnos por una senda de huella menos clara a un collado sin nombre, que une la cuerda de El Lomo con un pequeño cerro.  En la suave hondonada del collado, escondida entre los pinos, se encuentra la Lagunilla del Lomo(2,4 Km.). Otra de las bellas rarezas que nos brinda la Pedriza. Es una charca estacional , un humedal que se seca pronto cuando llega el buen tiempo y que en esta ocasión encontramos a tope de agua.  Buena parte de la superficie aun mantiene una fina capa de hielo con dibujos geométricos que solo la Naturaleza sabe componer.







Después de rodear la lagunilla y fotografiarla por los cuatro costados, seguimos las trazas de sendero, con el Cerro de los Hoyos asomando al frente entre los pinos.  En poco mas de 50m. conectamos con la Senda del Lomo o de la Herrada, que se va acercando  al espinazo pétreo de El Lomo y ya no se aparta de él.  A nuestra derecha, separados por la franja de pinar,  nos acompañan en la subida el enorme y complejo Cerro de los Hoyos y todo el conjunto de riscos que descienden desde su base ladera abajo.  A nuestra izquierda, subidos a unas lanchas, alcanzamos a ver el Risco de San Pedro o Pared de Castilla. 

Otra curiosidad que vemos, una "jeringuilla" de hielo, que no acabo de entender como se formó.






(4,4 Km.) Llegamos a la linea superior del Circo de la Pedriza a la altura del Risco de la Ventana. dejando a la derecha el collado de la Ventana y el gran Cerro de los Hoyos. Seguimos ahora por el PR-M1 rodeando el risco por la izquierda, en su lateral vemos un vivac y un arbolillo que crece al amparo de las grandes de rocas.

Por detrás de unos pinos surge el techo del Risco de Herrada, un risco voluminoso y compacto. En su cara sur tiene una espectacular pared conocida como Pared de Santillana, que por su popularidad, también da nombre a todo el risco. Antes de llegar hasta él hay que pasar por una portilla en la barrera rocosa.




(4,8 Km.) Cara norte del Cancho de la Herrada. Se aprecia claramente una canal de acceso a la cima. Dejamos las mochilas e iniciamos una subida muy escalonada y fácil al comienzo, pero llega a un punto donde hay que superar un bloque con la cara vista muy plana y sin agarres. Igual puedo subirlo pero no se si seria capar de bajarlo sin ayuda.  A mi pareja no le gustan mucho las trepadas, y prefiere no subir. Yo me resisto a abandonar. Evito la plancha subiendo hacia la derecha, por un borde estrecho entre 2 rocas y con una caída peligrosa, pero tengo buen agarre con las manos y aseguro bien la pisada. Superado este paso, no resulta difícil el resto hasta llegar al techo del risco. En las fotos he intentado reflejar el trazado de mi subida y el obstáculo. 

Aún no he llegado a lo alto y las vistas hacia el norte son impresionantes.



Una vez arriba,  trepada la última roca, hay que descender a una depresión central,  ocupada por grandes rocas redondeadas. Una de ellas apoyada sobre una base como el tablero de una mesa,  sobresale  sobre el resto. Aparentemente, el cancho tiene una doble cima, que luego veremos más claramente desde su cara este. Con la pared de la primera cima (por donde he accedido) a mi derecha y la cima que está sobre la pared de Santillana a mi izquierda, me asomo al borde para disfrutar de unas vistas hacia el S - SO que se pierden en la lejanía. En primer plano un conglomerado de riscos entre los que vamos a pasear posteriormente : Risco Moreno, el Torro, las Llamas, bola de Navajuelos. ..y justo abajo se pueden ver  2 escaladores  tranquilamente sentados sobre el Mogote de los Suicidas,  siento una punzada de vértigo en el estómago solo con mirarlos.





Para rematar esta visita cimera trepo con cierta dificultad los bloques que dan acceso a la parte alta de la Pared de Santillana. Aquí hay una terraza donde me hubiera encantado esperar para ver llegar a los escaladores. Orientada en dirección  S-SE, completa la panorámica 360º desde la cima del Cancho de la Herrada.  

Coincido con una pareja en la cima,  han subido por la cara este y me comentan que está complicada. Vuelvo a la base por el mismo trazado que en la subida.


Vamos a ir rodeando el risco en una bajada empinada y por terreno abrupto. Primero hay que saltar por encima de una pared enn la que que unas rocas escalonadas permiten subir y bajar con facilidad.  El gran risco compacto que apreciabamos desde el sur, en su cara este parece desdoblado en 2 partes. Su apariencia va cambiando mientras descendemos por un canchal caótico, pero bien indicado y nada complicado.

La Cuerda de los Fantasmas se perfila y se ve bien definida sobre la superficie brillante del embalse de Santillana.

(5,3 Km.) Alcanzada la base sur del risco, podemos gozar con la visión de la impresinante pared de Santillana.  La superficie costrosa de la roca no se parece a la del resto del risco. La pared está cubierta de grandes "setas"  u "orejones" , o en su denominación mas técnica, agrietamientos poligonales. Son unos relieves de granito endurecido resultado de un curioso proceso erosivo llamado técnicamente desagregación diferencial. 









Estrechura entre 2 rocas, todo un reto atravesarla muy agachado y sin empaparte las botas en el charco que hay justo debajo.

Terminamos de bajar por los últimos lanchares y trás cruzar un tunel entre bloques  y unos destrepes, pisamos tierra firme y cambiamos de paisaje entrando en la Pradera de Navajuelos.



 Nos introducimos en el pinar para atravesarlo y acceder a un amplio corredor delimitado por riscos de formas muy singulares.  

(5,8 Km.) Primero encontramos a nuestra izquierda la enorme "cabeza" del Risco Moreno. Recorremos una pequeña praderita, y seguimos avanzando por este pasillo que se va estrechando, pegados a las paredes de la izquierda.  Pasamos al lado de un risco que es como un gran pedestal sobre el que se apoya La Bota de Navajuelos. Bien podría considerarse un simpático homenaje a los caminantes  que tanto disfrutamos como padecemos en este mágica Pedriza. Unos metros más allá,  a la derecha tenemos la Bola de Navajuelos, uno de los bolos o piedras caballeras más vistosos y conocidos de la Pedriza.

Seguimos caminando entre rocas, pasando bajo Las Llamas (a la izquierda), un risco coronado de penachos y agujas, como las llamas petrificadas de una antorcha.  Pasadas las Llamas veremos la marca blanqui-amarilla señalando un hueco, por aquí tenemos que seguir. Pero antes continuamos unos metros hasta el final de pasillo, donde vemos una aguja inclinada, y por la  derecha del pasillo alcanzamos a ver El Gran Molondrio y el Cancho Buitrón.








(6,2 Km.) Con unas cortas trepadas llegamos hasta el agujero en pared, otro pasadizo natural, esta vez en forma de tobogán, que solo se puede cruzar con los pies por delante y arrastrando el culo. Nos adentra en un nuevo espacio, un pequeño jardín bajo Las Llamas y un gran obelisco ligeramente inclinado, El Torro. Acercándonos a la pared de la Naranja Mecánica o Cuatro Torres, podemos asomarnos para ver la Falsa Bola de Navajuelos, otra piedra caballera.





Seguimos bajando rodeando el grupo rocoso del Tolmo: Tenemos que pasar por encima de algunas rocas hasta bajar a otro jardín más amplio con abundantes arbolillos. El relieve tortuoso y laberíntico de esta parte de la Pedriza impidió las labores de repoblación forestal, y podemos ver como la vegetación autóctona es capaz de prosperar y acomodarse entre los recovecos más complicados. Se pueden encontrar rodales de encinas, quejigos y melojos así como ejemplares solitarios de acebo, enebro y tejo.

Pasamos luego junto a una hilera de grandes rocas, apoyadas unas sobre otras, dejando huecos utilizables como vivacs. 

(6,6 Km.) Salimos de esta parte por un paso estrecho para descender el tramo más empinado y tortuoso, que no terminará hasta el llegar al collado de la Dehesilla.






Antes de llegar al collado tenemos que rodear las paredes del Risco de Mataelvicial. Paramos a comer el bocadillo sobre una gran plancha que es un buen balcón y bajamos a la base del risco, donde crecen unos bonitos ejemplares de melojos (7 Km.) . Unos metros pared arriba se ve un agujero, con una entrada cuadrada que no parece natural. Me tiene intrigada y no encuentro información sobre esta cueva. Siempre que pasamos por aquí es en bajada y ya de vuelta y cansados, no he dedicado tiempo a investigar como subir y verla, aunque no parece accesible a primera vista.

Pasamos entre rocas y árboles cubiertos de musgo. Y ya con suficiente distancia, podemos ver el curioso techo en voladizo del Risco de Mataelvicial.




Ultimo tunel y  últimos descuelgues de la excursión.


(7,3 Km.) Collado de las Dehesillas, punto de unión de la Pedriza Posterior con la Anterior. Desde aqui aún nos queda un largo trayecto para descender el Hueco de Coberteros, cruzando el arroyo en dos ocasiones.






(10,2 Km.) En las inmediaciones de la antigua cantera del Jaralón, abandonada hace mas de 50 años,  está la ladera cubierta de derrubios y se ven edificacionnes en estado ruinoso.  Nos acercamos un momento a la entrada de la gran brecha abierta en la montaña. Luego enlazamos con la pista, que baja hacia la zona del Canto del Berrueco (otro punto desde el que se puede iniciar la ruta, alargando la distancia total pero evitando el camino de socavones que sube al Hueco de San Blas). 

(11,1 Km.) A la izquierda vemos una oxidada portilla abierta y un senderillo que baja hacia el arroyo, echamos un vistazo. El Arroyo de Coberteros se vadea bien en este punto. Podemos atajar por aquí, ya que yendo por pista damos un largo rodeo. Seguimos otro senderillo que cruza los prados ocupados ya por mmatorral,  acercandose a la Tenada de la Blasa. 

(11,5 Km.)Atravesamos el antiguo cercado por un rebaje y llegamos a la orilla de Arroyo del Mediano, donde enlazamos con una vereda que sube pegada al curso de agua hasta llegar al aparcamiento.








LIBROS CONSULTADOS:
 
Excursiones por la Pedriza de Domingo Pliego Vega
La Pedriza. Escalada deportiva de Luis Santamaría Navarrete
 

Powered by Wikiloc

4 comentarios:

  1. Hola Nuria.

    Conozco parte de la circular, el tramo que va desde el collado de la Ventana hasta el collado de la Dehesilla, es brutal. La verdad es que a cada paso, va saliendo algún risco o mogote hasta que llegas a la pradera de Navajuelos, donde no sabes a donde mirar.

    Además, es un tramo muy entretenido, con pasadizos entre las rocas, trepadas, destrepes y algo que sorprende, es el robledal que ha crecido en medio de este paraíso del granito. Nosotros también subimos a la Pared de Santillana, no me resulto difícil ni la subida ni la bajada, en cambio las vistas, son extraordinarias.

    Del tramo que no conozco, sin duda, me quedo el bucólico rincón en la que se ubica la lagunilla del Lomo, te han quedado unas fotografías muy chulas, con las formas del hielo o el reflejo de los árboles.

    Es una zona a la que no me importaría regresar, con Carlos por desgracia ya no podrá ser, pero bueno …

    Salud y montaña

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Eduardo,

      Todo el recorrido por el borde del circo es una pasada, tanto el tramo que hicimos en esta ruta, desde el collado de la Ventana hasta el collado de la Dehesilla, como el que va desde el collado de la Ventana hasta las Torres.
      La Lagunilla del Lomo es un precioso rincón, creo que poco conocido por estar fuera de caminos principales y además por ser una balsa de agua estacional, que tiene muy poca agua o está seca gran parte del año. Nosotros la pillamos en el mejor momento.

      Recuerdo haber leído el relato de tu ruta por la Pedriza en compañía de Carlos. El recorrido que hicisteis fue muy completo, incluía buena parte de los enclaves mas llamativos de la Pedriza Anterior y Posterior. Aun así, hay mucho que ver. Yo he estado varias veces y siempre encuentro algo nuevo. Seguro que tendrás ocasión de volver y aunque lamentablemente no pueda ser con tu compañero de la primera vez, puedes contar con nosotros para lo que necesites.

      Un saludo,

      Eliminar
  2. Hace ya unos cuantos años que anduve metido por todos esos recovecos, que recuerdos!!! Nuria enhorabuena por el reportaje, las fotos son extraordinarias y gracias por compartir. Un abrazo desde Cantabria.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias a ti, German por pasarte por aqui y por tus comentarios! Un abrazo

      Eliminar