sábado, 22 de junio de 2019

Cascadas de Anna

Ruta semi-circular
distancia: 3,2 Km.
desnivel: 121 m.
altitud min: 154 m.      altitud max: 215 m.
dificultad: baja

Anna es una localidad de la provincia de Valencia situada en la parte suroriental de la comarca del Canal de Navarrés. El agua es la gran protagonista de este pueblo, emerge a cada paso  creando parajes y rincones con mucho encanto: el pequeño lago a las afueras conocido como  "La Albufera de Anna", cascadas, gorgos, fuentes y lavaderos. Nuestro paso por Anna es breve, viajamos desde Madrid hacia la costa de Valencia y nos desviamos un poco del recorrido más directo por carretera para acercarnos a Anna y hacer una visita guiada al palacio de los Condes de Cervellón seguida de un paseo para ver los gorgos de la Escalera y de Gaspar y las cascadas que forman al precipitarse: el Salto de la Escalera y la cascada de los Vikingos.

Llegamos a Anna a las 12:00h con el tiempo justo para asistir a la visita guiada (única opción de visita) que hay que concertar previamente llamando a la oficina de turismo 616 551 877. Este palacio está levantado sobre un antiguo castillo ya existente en el siglo XII. Del primitivo castillo queda muy poco a la vista: el aljibe y parte de la piedras de las almenas, que han dejado visibles en la fachada, sobre las que se edificó un piso superior con tejado. La visita se alarga durante 1h. 30 min., pasando al inicio por los 2 pequeños museos que alberga el palacio: el Museo Etnológico y el Museo del Agua. Luego visitamos lo que fue para nosotros la parte más atractiva: el patio y la sala arabe. Toda la decoración, artesonados y cerámicas son recreaciones actuales, no hay nada antiguo, pero han sido elaboradas a mano por artesanos marroquies, y por unos minutos puedes sentirte transportado a un palacio de Marrakech. 





A la salida vemos a la izquierda de la fachada del edificio la fuente de Santa Maria y unos metros a la derecha el lavadero de “El Salto”.


Después de la visita cultural iniciamos la ruta de las cascadas por una pista asfaltada que nace en la calle Pintor Molina Ciges, atraviesa  huertas y cruza la acequia de riego por un puente.


(0,2 Km.) De frente nos topamos con una edificación abandonada. A la izquierda hay una explanada de tierra en la que se pueden dejar los coches. A la derecha del edificio, un panel informativo y una cerámica señalizan el  acceso al Gorgo de la Escalera. Nos cobran 2€ por adulto. 



Un tramo de escaleras (136 escalones según la información de turismo de Anna) facilita la bajada al río, que ha sido represado para habilitar una zona de baño. Un agradable lugar para combatir el calor en verano, con las aguas frías del río y la agradable sensación de frescor que transmite la abundante vegetación que crece en las orillas y cuelga en las paredes del cañón. Unos metros más allá de la presa hay un cortado de varios metros de caída donde el agua del río se precipita formando el Salto de la Escalera. Apenas podemos asomarnos para ver el inicio de la caída del agua, no es posible avanzar. Hay que volver atrás y dar un buen rodeo  para poder llegar a la parte baja del salto. Para los que quieran aprovechar esta zona de baño, recomiendo dejar esta primera parte de nuestra ruta para el final de la excursión.



Subimos los escalones retornando  hasta el punto de acceso al gorgo y seguimos por el camino de tierra que discurre  entre el aparcamiento y el viejo edificio y continúa entre los fincas de frutales y pequeñas edificaciones.

(1 Km.) A mano derecha encontramos un desvío para bajar de nuevo hacia el río. La senda estrecha de pendiente pronunciada con la tierra apretada y pulida y un paso estrechoy aéreo requieren calzado con buen agarre para evitar resbalones o caidas. La vegetación crece exuberante a orillas del río. El calor combinado con la humedad resultan agobiantes.





(1,4 Km.) Cruzamos el río por un paso de piedras con un par de tablones en medio. Aunque no inspiran mucha confianza, están bien apoyados en las rocas y no bailan al pisarlos.


(1,5 Km.) En breve nos topamos con El Salto, un escalón en el cauce del río por el que el agua se precipita en  2 o 3 colas de caballo, según el caudal,  desde el Gorgo de la Escalera. Un precioso rincón que no esperas encontrarte al lado de un casco urbano, se diría que estás en medio de la selva.



Volvemos hasta el punto donde cruzamos el río, pero antes de cruzarlo continuamos por esta orilla siguiendo un sendero que se interna en la arboleda.

(1,9 Km.) Encontramos un edificio en ruinas y un zona de merendero y nos damos la vuelta, por este camino no parece que podamos regresar al pueblo. 


(2 Km.) Después de cruzar el río por el  paso de piedras y tablillas de madera continuamos por la senda por la que vinimos y en 200m. nos vamos por una bifurcación de la senda a la derecha.



(2,5 Km.)Llegamos junto a la cascada de los Vikingos, otro bonito salto formado por las aguas que descienden desde el Gorgo Gaspar. Atravesamos la corriente de agua por unos pasos de madera y nos dejamos refrescar, agradecidos, por la pequeña nube de agua pulverizada que desprende el salto. 



Una mini escalera de madera facilita la trepada de un saliente rocoso, luego un cable marca el camino y sirve de agarre para remontar el barranco. Rampas de madera, una goma de riego a modo de cuerda.. toda la subida está salpicada de ayudas para hacerla más llevadera.


(2,7 Km.) Una baranda de madera sirve de mirador hacia la cuenca del río que hemos dejado atrás. Seguimos por un camino cementado donde ya encontramos indicadores hacia el Gorgo Gaspar o de Palet, cuyas aguas proceden de  la Albufera. Estamos ya pegados al pueblo, por lo que buscamos en el lio de sendas que se aprecian sobre el terreno una que nos conduzca de vuelta al aparcamiento,  finalizando así nuestra ruta.



Si se dispone de más tiempo se puede visitar el lago de la Albufera, situada a 1 Km. a las afueras del pueblo. Un lago natural donde surgen numerosos manantiales  que lo alimentan continuamente. En el siglo XII, el pueblo Almohade  lo convirtió en un embalse con el fin de regar las tierras próximas. Desde mediados del siglo XX la Albufera está acondicionada como destino turístico.

Mas información en la web del ayuntamiento: http://www.ajuntamentanna.es/


Powered by Wikiloc

2 comentarios:

  1. Hola Nuria.

    Veo que andamos todos por la playa, la verdad que esa zona al calor habitual, se le suma la humedad, que complica mucho salir a la montaña.

    Recorrido sencillo, pero con sitios muy majos, en los que además de disfrutar del entorno, se puede dar uno un baño.

    Yo mañana me voy al fresco, que por Zaragoza estamos a 40º.

    Un saludo

    ResponderEliminar
  2. Hola Eduardo,
    Este año el calor es matador, hay que buscar rutas fáciles y con baño, como esta.Las 2 rutas de montaña que hicimos por la zona, asequibles en otras fechas, nos resultaron muy duras y tuvimos que desistir. Los niños encantados, claro, todos el resto de la semana a la playa. y Madrid aun peor, no bajamos de los 40 grados. Deseando ir a fresco, como tu dices. Soñando ya con Pirineos.
    un saludo y buen verano!

    ResponderEliminar